El monstruo del baño

-Es la tercera vez que me asomo y lo veo.- Se repetía constantemente mientras asomaba la cabeza tras la puerta del baño.

-Con esos ojos amarillentos y esas ojeras enormes, es lo más horrible que pudiera existir en el mundo. ¡Jamás he visto cosa igual! – Vociferaba ahora el anciano a toda voz.- Sé que está ahí. El muy cabrón me vigila, no me deja ir a orinar. Tenía que aparecerse ahora que mis hijos no están en casa.

Ya no sabía qué más hacer, lo había intentado todo. Encendía la luz, volvía a apagarla, incluso le pegó un enorme grito intentando asustarlo, pero nada era suficiente, la monstruosa criatura continuaba allí, y parecía no tener la más mínima idea de desaparecer.

Las espesas gotas de sudor surcaban su frente, el hombre apretaba los puños con todas sus fuerzas intentando calmar su ira e impotencia. Llevaba horas tratando de enfrentarse a aquel horrendo ser. Pero su miedo era mucho más fuerte que su enojo y cada vez que lo veía, corría a esconderse hasta comenzar de nuevo el proceso.

Esta vez, decidido al fin, corrió hacia la cocina y tomó una de las pinzas negruzcas de la chimenea, con pasos cuidadosos regresó hasta el baño y tras pensarlo un par de veces más, golpeó con todas sus fuerzas al demonio, haciendo caer ante sus pies…todo un mar de plata y cristal

Anuncios

6 comentarios en “El monstruo del baño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s